Era la noticia más esperada. Conocer quién encarnaría al pregonero en la XXV edición de las fiestas de Carthagineses y Romanos y, por fin se sabe, será la propia Cartagena.