Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Declarada de Interés Turístico Internacional, la Semana Santa de Cartagena tiene muchos aspectos que la hacen característica. CartagenaPropuesta ha seleccionado 5 cosas que la hacen inolvidable. ¿Estás de acuerdo?

 semana santa Cartagena

1. Ver los tronos en la iglesia de Santa María

Poder entrar a la iglesia de Santa María de Gracia (c/Aire) mientras los cofrades arreglan los tronos antes de cada procesión es un lujo. Allí se puede ver el trajín que mueve durante 10 días la Semana Santa de Cartagena, los distintos tronos que procesionan cada noche, se puede uno hacer fotos con ellos y ver cómo los arreglan con flores, los terminan de limpiar y de colocarle las faldetas.

2. El arresto de San Pedro

Después de la procesión del Miércoles Santo se produce un espectáculo singular en la Semana Santa cartagenera. Al finalizar la procesión, se produce el arresto del trono de San Pedro, ya que se le había concedido el permiso de salir del Arsenal Militar el miércoles hasta medianoche. No obstante, San Pedro regresa a su lugar de origen pasadas las tres de la mañana, por lo que la banda de música acompaña a la imagen al ritmo del pasodoble ‘El Gallo’. Es digno de ver.

3. La salve a La Piedad

La Piedad CartagenaEl Lunes Santo le toca el turno a la procesión de las promesas. Es la primera procesión marraja y en la que procesiona la Virgen de la Piedad. Uno de los momentos más emotivos de la noche es cuando se canta la salve a la virgen en la puerta de la iglesia de Santa María de Gracia sobre la 1 de la madrugada.

4. El Encuentro

En esta procesión se escenifica el encuentro entre Jesús y la Virgen Dolorosa. Tiene lugar sobre las 5 de la mañana en la plaza del lago. Allí se concentran miles de cartageneros y de turistas para verlo y escuchar las salves que se les cantan. Después del encuentro es típico acudir a cualquier churrería de Cartagena a tomarse un buen chocolate con churros para empezar bien la jornada.

5. La procesión del silencio

¿Os imagináis a la ciudad de Cartagena a oscuras y sin más ruido que el sonido de los tambores? Eso es posible vivirlo el Jueves Santo por la noche durante la procesión del silencio. Los comercios y viviendas de la ciudad van apagando las luces a medida que pasa la procesión por las calles. En ella tampoco hay banda de música y solo suenan los hachotes, que funcionan todos con velas, y el redoble de tambores.

En definitiva, 5 cosas inolvidables de la Semana Santa de Cartagena. Seguro que hay muchas más, pero queríamos destacaros nuestras favoritas. Y ahora, a disfrutar de la Semana Santa.